La energía eólica es hoy en día la tecnología más económica



La creciente competitividad de la eólica se ha visto claramente evidenciada en el resultado de las últimas subastas. Alrededor de 50 países en el mundo ya atribuyen capacidad renovable mediante subastas, y en Europa por ejemplo, es el sistema principal. En 2017, se han alcanzado precios records en las subastas celebradas. Por ejemplo, la electricidad más barata del mundo se generará en México ya que la última subasta eólica (celebrada en noviembre 2017) se ha cerrado con un precio record de 17 $/MWh. En Europa, las subastas de energía eólica, tanto en eólica onshore como offshore también han alcanzado mínimos históricos. Por ejemplo, en España se adjudicó toda la capacidad renovable en 2017 sin prima (aunque con un precio suelo asegurado). En Alemania, en abril 2017, se adjudicaron por primera vez en la historia, parques eólicos marinos sin prima.

Otra prueba indiscutible de la competitividad de la eólica es el auge de los llamados PPAs (contratos de compraventa de energía) corporativos. Es cada vez más frecuente que las empresas se abastezcan y aseguren directamente sus necesidades de energía, de plantas renovables. Los PPAs corporativos permiten que los grandes consumidores de energía cierren un suministro de electricidad verde a un precio competitivo. Según Bloomberg New Energy Finance, se firmaron en 2017 una cifra record de PPAs corporativos (contratos correspondientes a 5,4 GW de capacidad renovable, un 27% más que en 2016).

Además, la energía eólica no sólo es cada vez más barata de instalar, sino que además reduce la factura eléctrica del consumidor final. Eso ocurre porque cuando sopla el viento y aumenta la generación eólica, se puede reducir la producción de las centrales de carbón o de gas, que, al utilizar combustibles fósiles, hacen aumentar el precio del mercado mayorista (el conocido pool). Por eso, en los países con alta penetración eólica como España, los precios mayoristas de electricidad se reducen drásticamente en los días más ventosos. Por ejemplo, los meses de diciembre de 2017 y el de enero de 2018 han sido de los más ventosos de los últimos años, permitiendo que la energía eólica fuera la primera tecnología del sistema eléctrico (representando casi un 25% del total). Según la Asociación Eólica Española (AEE), sin esa aportación eólica, el precio del mercado eléctrico hubiera sido unos 20€/MWh superior. Para el conjunto del año 2017, la eólica podría haber reducido el precio del pool hasta en 12€/MWh de media, según la AEE.



Volver