La energía eólica es un motor de crecimiento y de desarrollo local



Además, gran parte del empleo se crea a nivel local ya que la eólica requiere una gran proporción de empleo rural, tanto para la promoción, construcción como para la operación y mantenimiento de parques eólicos. Por otro lado, este efecto se ve reforzado ya que los parques eólicos pagan impuestos territoriales y cánones por cesión de terrenos, que son a menudo uno de los principales ingresos de muchas entidades rurales en las que se construyen parques eólicos.

La contribución directa e indirecta de la eólica es de gran importancia en nuestro país ya que representa en torno al 0,4% del PIB nacional. Además, el crecimiento de la eólica ha ido acompañado de la creación y consolidación de una nueva industria, en la España ha sido pionera. El ejemplo más claro es el de la fabricación de aerogeneradores, y es que, a pesar del boom asiático, España sigue siendo el cuarto país exportador de aerogeneradores (el tercero en saldo exportado neto). Además, España tiene un lugar destacado en la inversión en I+D+i, y eso se traduce en el séptimo puesto en número de patentes eólicas.



Volver